Instruyendo cada seguidor de Cristo a congregar un grupo de personas hasta llegar a formar parte del cuerpo de Cristo ...Como una Iglesia llegar a ser sus manos, su corazón, su voz y su compasión hacia las personas que no asisten a una iglesia, amigos, familiares, y compañeros de trabajo en casas, apartamentos, escuelas, parques, lugares de trabajo, asilos de ancianos y por toda la ciudad.

Compartir este

Primera

Dios sabe lo que usted quiere que Él haga, pero, ¿qué quiere Él que usted haga?

Así que, no se lance de cabeza a los planes que tiene pensados, aunque sus motivos sean buenos. Más bien, busque la dirección definida de Dios y vaya a ese grupo de personas, aun cuando tenga que persistir orando y esperando hasta que Dios le señale con claridad el sendero. Dios ya ve a la persona (o personas) en cuyo corazón y vida Él ya ha estado obrando, alguien en quien Él ha estado despertando el “hambre” por su amor, perdón, y señorío; ¡permita que Él le guía a esa persona!

Como un iniciador de iglesias dijo, debemos tener un “plan de oración” para hallar personas y empezar iglesias, antes que un “plan de actividad.” Dios tiene su manera de guiarnos a las personas en quienes Él ha despertado el hambre por el evangelio, cuando nosotros dedicamos tiempo a buscar y esperar su dirección.

Ver como PDF


El Espíritu Santo, la Oración y la Plantación de Iglesias

…pensamientos adaptados de Kenny Moore

El libro de Hechos presenta la imagen de un movimiento de Dios que se reproducía y avanzaba rápidamente y era naturalmente espontáneo. Al leer Hechos es evidente que “después del Pentecostés todo lo que había sucedido había sido gracias al impulso del Espíritu” (R. Allen).

Debe haber un cambio del enfoque y la dependencia actuales en las metodologías y estrategias antropocéntricas a una práctica bíblica renovada bajo la guía y potenciación del Espíritu en todo lo que digamos, hagamos o promovamos.

Durante los últimos 50 años hemos estado siguiendo una estrategia que sólo ha obtenido resultados como mucho mediocres y le vamos perdiendo terreno a la perdición a diario.

Hemos estado haciendo la pregunta equivocada: "¿Cuántas iglesias podemos plantar o cuánto puede crecer nuestra iglesia?"

Deberíamos estar haciendo una pregunta mejor: "¿Qué se necesita para que cada persona en nuestra ciudad y nación pueda escuchar el evangelio, tenga una oportunidad de responder al mismo y sea activa en una iglesia bíblica sana?"

Dos componentes importantes para que esto suceda:

  1. Movilizar un ejército de hombres y mujeres misioneros… en sus vecindarios, lugares de trabajo, grupos recreacionales, mercados, etc.
  2. Validar el “hacer tiendas” como el futuro estratégico para un Movimiento de Plantación de Iglesias
  3. Orar por los grupos de gente perdida (Hechos 16:6-15)
    Pídale al Espíritu Santo que le revele dónde nos está esperando Él ya en nuestro deseo de participar en misiones… Esto centrará nuestra atención en aquellos a los que Dios ya está dando el hambre por Cristo y por una iglesia. Igual que Pablo oró y fue detenido por el Espíritu Santo en dos ocasiones antes de encontrar la dirección del Espíritu hacia el camino correcto… Directamente a Lidia.
    *Dios siempre es la Fuerza Motriz, siempre es el Iniciador, siempre es proactivo, siempre llega antes que nadie: Siempre está trabajando por delante de nosotros. No necesitamos hacer que algo pase… ¡Necesitamos que nos lleve a las “Lidias” a las que Él ya está tocando!
  4. Ore por "cosechadores" (Lucas 10:2b)
    Pídale al Espíritu Santo que llame a cosechadores (trabajadores) capacitados para penetrar en los grupos de gente perdida y grupos étnicos que Dios nos ha revelado.
    *Estos cosechadores serán líderes llamados, inspirados y apasionados por Dios: nuestra supervisión y atención al Espíritu serán la clave de toda implementación y desarrollo estratégico. Debemos evitar recurrir a actividades a las que no nos haya dirigido el Espíritu.
  5. Ore por Personas de Paz (Lucas 10:5-6)
    Pídale al Espíritu Santo que provea de personas de paz (Lidias) a todos los grupos de gente perdida y grupos étnicos donde Él ya nos esté esperando en nuestro deseo de ser misionales. *El orar, el escuchar al Espíritu Santo, el ser obedientes a lo que escuchemos y después enseñar a los demás a hacer lo mismo debe ser el fundamento de la saturación total del evangelio y del movimiento de plantación de iglesias.
Ver como PDF
ver videos